En el marco de los ataques armados sucedidos este miércoles 28 de diciembre por la noche, el intendente Pablo Javkin emitió un fuerte mensaje condenando los hechos de violencia que pusieron en riesgo la vida del personal del multimedios Televisión Litoral, así como la libertad de expresión.

El texto, titulado ‘La verdad de lo que pasa en Rosario’, expresa lo siguiente:

«Todos los que vivimos en nuestra ciudad sufrimos cuando nos hacen una pregunta: ¿por qué pasa lo que pasa en Rosario?

Miren esta secuencia de hechos:

-En la madrugada del lunes 12 de diciembre, un gatillero disparó contra el frente de la empresa periodística Televisión Litoral. Horas después, en un pasillo del barrio Vía Honda, se produjo un doble asesinato.

-A la mañana de ese mismo día, hubo 45 allanamientos en Rosario y el Gran Rosario, en los que se detuvo a 11 integrantes de la banda de Julio Rodriguez Granthon, conocido como ‘El Peruano’, actualmente recluido en el Penal de Ezeiza. La organización criminal comandada por ‘El Peruano’ tiene su base de operaciones en el barrio Vía Honda. Como parte de los operativos, en una lujosa casa de Funes, también fueron detenidos su padre y su pareja.

-La semana pasada comenzaron las audiencias de los 19 acusados, 10 de los cuales se encontraban detenidos desde antes y aún así, daban órdenes desde la cárcel para cometer balaceras, extorsiones y homicidios.

-Ayer, estas audiencias finalizaron. En ellas se escucharon audios escalofriantes que dejaron comprobado el manejo del narcotráfico de ‘El Peruano’ en Vía Honda. Y un dato más, muy preocupante: uno de los imputados hasta se animó a amenazar a los fiscales Haurigot y Carbone en la propia audiencia.

-En paralelo a todos estos hechos, la semana pasada hubo una protesta de los trabajadores municipales del Hospital Carrasco porque los adicionales de la Policía de Santa Fe, que pagamos con recursos de todos los rosarinos, no estaban cumpliendo sus funciones.

-Esta semana, hubo varios allanamientos en dependencias policiales en el marco de una investigación por el destino de los fondos correspondientes a ese personal adicional. Las actuaciones derivaron en el secuestro de celulares y al menos 3 oficiales de la Policía de Santa Fe detenidos.

-Anoche, miércoles 28, un gatillero se asomó por la ventana de un auto y disparó al menos 8 tiros contra el frente de la empresa Televisión Litoral. Este acto de terrorismo narco sucedió en la mismísima cara de un patrullero de la Policía de Santa Fe apostado como custodia, que ni siquiera amagó a perseguir a los delincuentes.

-Una hora y media más tarde, ya circulaba la foto del presunto tirador. Apenas unos minutos después, fue encontrado el auto y detenidos los supuestos agresores. ¿Dónde lo encontraron? En Vía Honda, en el mismo pasillo en el que se produjeron los 2 asesinatos que mencionamos al principio.

Hasta acá, la secuencia de una de las tantas noches de violencia que sufrimos en nuestra ciudad. Los detalles que enumeré antes no los sé solo yo, en casi todos los casos es información pública. La gran mayoría de las veces bastaría con atar cabos para prevenir balaceras y evitar muertes.

Y entonces, de nuevo la pregunta: ¿por qué pasa lo que pasa en Rosario?

En algún momento es necesario correr velos y enfrentarnos a las verdades.

Si un gatillero puede disparar en la cara de un patrullero sin ser perseguido, hay pocas explicaciones. Desidia, miedo o connivencia.

Si apenas una hora y media después la Policía ya tenía la información de quién había cometido el hecho, no era tan difícil prevenirlo.

Alguien mandó a tirar. Todo indica que, una vez más, la orden provino desde dentro de una celda.

Eso sólo puede suceder si alguien del Servicio Penitenciario mira para el costado o está asociado al delito.

Estos atentados en general muestran una recurrencia: son perpetrados por delincuentes pocas veces detenidos y rápidamente liberados.

Ante estos hechos, ¿todos los que estamos a cargo de lugares de función pública somos responsables? Sí, sin ninguna duda. Por eso nosotros no nos quedamos mirando y, con las herramientas de las que disponemos:

-Urbanizamos barrios con alta conflictividad.
-Ponemos luces led en toda la ciudad.
-Donde había pasillos precarios, abrimos calles.
-Donde había baldíos, hacemos plazas.
-Colocamos cámaras de video control de tránsito con lectores de patentes.
-Conformamos una agencia de control para evitar el lavado de activos provenientes de la economía narco.

Hasta ahí, las competencias de un intendente. En la Provincia de Santa Fe, los municipios no tenemos personal armado, ni mucho menos justicia y cárceles.

La Policía de Santa Fe es responsabilidad de la provincia de Santa Fe.

La Policía Federal y las fuerzas de apoyo como Gendarmería son responsabilidad de la Nación Argentina.

El Servicio Penitenciario Provincial es responsabilidad de la provincia de Santa Fe.

El Servicio Penitenciario Federal es responsabilidad de la Nación Argentina.

Rosario es parte de la provincia de Santa Fe.

Santa Fe es parte de la República Argentina.

Los hechos son claros, como también es claro quiénes tienen que actuar para prevenir, perseguir, detener y hacer cumplir las condenas con el debido aislamiento.

Rosario es una ciudad de gente buena. Los malos son muy pocos, pero muy fuertes. Es necesario que nos unamos los buenos, para terminar con los malos que nos extorsionan y nos usan para sus ajustes de cuentas.

No nos preguntemos más por qué pasa lo que pasa en Rosario. Es urgente que cada uno haga lo que le corresponde. Con nosotros cuentan siempre».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *